VOLVER

Editorial escrita por Real Oviedo Culture Fans publicada en el fanzine oviedista Mad Ball


 

carlosgardelSombrero Fedora en tono claro con cinta en contraste, ligeramente ladeado y sobre un pelo engominado a la moda del principio de siglo pasado. Traje oscuro, camisa blanca y corbata o pajarita de motivos estampados,  ocasionalmente a juego con el pañuelo que asoma del bolsillo de la americana en formato de dos esquinas dobladas o doblez casual.

De encontrarnos en aquellos apasionantes años no diferenciaríamos su estilo del de cualquier otro peatón si nos lo cruzásemos por la calle, algo que hoy sería vestirse como todo un gentleman en los años de entre guerras era casi un uniforme para el caballero.

Pero nuestro personaje tiene algo, como todos aquellos que marcan la diferencia y llegan a despuntar, aunque les vistamos igual que el resto de sus semejantes, él, tiene algo, no solo en como le sienta el traje, tampoco en esa sonrisa forzada que podría definirse como un complemento más de la época ante la ardua tarea de posar ante una cámara para retratarse. En los ojos le vemos una ilusión, la cual, el mismo afirma se encuentra muerta a causa del olvido que todo destruye. Pero aún en la desilusión que le llena de dolor nos avisa que guarda algo escondido a los ataques impasibles del olvido, una esperanza, humilde, al menos para él, pero que es toda la fortuna de su corazón.

Hablamos de Carlos Gardel, y el caso es que no fué el quién encontró esas palabras para expresar sus sentimientos, fué Alfredo Le Pera quién compuso el famoso tango Volver, pero quizás esa percha para llevar el traje, el Fedora ladeado, y la mirada triste forzada en demostrar una alegría inusual fuesen la mejor forma de llevar a cabo la representación de tal alarde de sentimientos.

Corría 1931 cuando un amigo común presentó a Carlos Gardel y a Alfredo Le Pera, un año más tarde uno le había escrito al otro más de treinta canciones que les llevaron a recorrer el mundo, en otro espacio de un año, concretamente de 1934 a 1935 Le Pera compuso para Gardel, y para mayor gloria de Argentina, “Mi Buenos Aires querido”, “El día que me quieras”, “por una cabeza” o “Volver” entre otros muchos temas. Canciones que serían el Padre nuestro de toda una nación y que 80 años después siguen causando admiración.

Pero volvamos a la letra de la canción, y en concreto a la estrofa que parte el ritmo de la melodía tras el primer estribillo y donde Gardel nos canta aquello de “Sentir que es un soplo la vida que veinte años no es nada”. Toda letra de canción de cualquier época hasta la llegada del pop guarda expresiones que tanto fuera como dentro de la canción pueden encontrar diferentes significados, o incluso frases que parecen no decir nada guardan ocultos sentimientos, mensajes, protestas… que el autor tenía a bien colar en medio del resto de la letra. Hablamos de una canción que iba incluida en la película “El día que me quieras” lo que sumado a lo anteriormente nombrado puede darnos una infinidad de debates sobre a que se refiere la letra exactamente en cada una de sus estrofas.

Personalmente siempre que escucho Volver, siento algo con esas expresiones de Le Pera cantadas por Gardel. En mi imaginario rompo la canción por completo y la reescribo y Gardel me canta con aspavientos que tiene miedo del encuentro con el pasado que vuelve a enfrentarse con su vida, miedo de las noches que pobladas de recuerdos lleguen a encadenar su soñar, y que su mayor enemigo, el olvido que todo es capaz de destruir haya matado sus viejas ilusiones ha conseguido guardar una esperanza, que aunque humilde, para el es toda la fortuna de su corazón. Y ese gran insulto al propio olvido, avisándole que aún guarda escondida a sus ataques una esperanza, humilde eso sí, pero que es todo lo que le queda en el corazón y no le podrá arrebatar. Porque es un soplo la vida, y 20 años no es nada.

Aunque el olvído sea eterno Gardel le grita que 20 años son un soplo, quizás se imagine sus primeros veinte años de vida aquellos que nunca llegó a explicar del todo y que dieron pie a teorías fijando su nacimiento en diferentes países del globo, o quizás quiero pensar, sabiendo, que cuando cumples veinte años llegas a una madurez donde ya puedes dejar a la ambigüedad hacer su trabajo cuando cantas algo y que cada uno saque las conclusiones que quiera.

Porque ya te conoces y sabes lo que piensas, imaginas lo que vas a pensar e incluso que te vas a contradecir o traicionar en aspectos, pero lo sabes, tienes experiencia y aunque sigas teniendo tu ilusión escondida has llegado a saber llevar mejor las desilusiones, aceptándolas como parte más de la vida, del mismo modo que la vejez se puede contradecir y proporcionarte una nueva esperanza de un futuro que aunque se vaya acercando al ocaso de los días también te asegure que puedes seguir guardando esa esperanza que aunque sea todo lo que tengas podrás esconderla de los ataques del tiempo.

Aunque quizás, lo más sincero que nos dirían Gardel y Le Pera, es que en veinte años de historias y experiencias ya no necesitas ponerle nombre a las cosas, puedes hablar de ellas sin nombrarlas llegando incluso a que otros sepan de que hablas sin tener que hacer referencia a ello.

El 24 de junio de 1935, meses después de grabar la canción “Volver“, Carlos Gardel y Alfredo Le Pera fallecían tras comisionar su avión con otro en una maniobra de despegue en la ciudad de Medellín, Colombia.

Carlos Gardel sería enterrado en Medellín para posteriormente ser exhumado y comenzar el 19 de diciembre de 1935 un viaje por tierra atravesando Colombia en una comitiva que llegó a desplazar su cadáver a lomos de burros, llegar finalmente a Panamá donde embarcarían los restos y llegar por mar al puerto de Buenos Aires el Miércoles 5 de febrero de 1936 ante más de veinte mil personas que aguardaban verle volver

Pero, ¿que le vamos a decir a un tipo que cantaba aquello volver a la vez que avisaba que 20 años no es nada?

A veces se tarda más de la cuenta en volver a donde quieres, el caso es no perder la esperanza humilde, y saber volver.

Difunde el oviedismo en tu red social favorita

Be the first to comment on "VOLVER"

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies