MEDIODÍA EN CÁDIZ, Por Diego Campo.

Los malos resultados agradecen el frenesí del calendario deportivo. Derrota, derrota… victoria. Algún día llega, es cuestión de tiempo. Lo reciente ha desbancado a lo importante y por eso hoy estamos contentos, que no es exactamente lo mismo que ser felices, pero algo es algo. Y aún quedan seis días hasta el próximo partido. Semana grande.

Cádiz se ha convertido para el Oviedo en lo que ya es para los turistas: un gran plan. Allí juega decidido, sin atisbo de desasosiego y piedad. Tampoco lo hace con florituras. A 1.000 kilómetros de casa el Oviedo se parece más que nunca a la idea que tenemos de él. Que todos los días sean mediodías en Cádiz.

Como todo visitante en una ciudad encantadora, el Oviedo tiene su rincón favorito. Lemmy tenía el Rainbow en LA y el Oviedo los córners del Ramón de Carranza. Desde allí gestiona el triunfo con igual simpleza que el cantante de Motorhead ponía en marcha la tragaperras: un balón al aire como el que introduce una moneda en la rejilla y viaje directo a un final conocido. No se le puede llamar estrategia, sólo experiencia.

delan01

Difunde el oviedismo en tu red social favorita

Be the first to comment on "MEDIODÍA EN CÁDIZ, Por Diego Campo."

Deja un comentario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies