EL DIAGNÓSTICO. Por Diego Campo

Al fútbol, con paciencia. Y sin expectativas. Como al visionado de una peli de cine vietnamita. El nuevo (quizás no tan nuevo) credo futbolístico para aficionados nos dice que el virtuosismo está en el sosiego, y en la unidad, la salvación.

El Oviedo empató ayer un partido y el análisis del resultado fue psicológico en vez de futbolístico: nos diagnosticaron ansiedad. Así que el míster nos puso tarea para que pueda lucir en todo su esplendor el trabajo de campo. Acabar con la ansiedad vendría a ser como finiquitar los errores de marcaje a balón parado.

Pero confiemos en que al Oviedo no le pase lo del oficinista que alarga su jornada laboral para llegar a casa a la hora en la que los niños duermen. Necesitamos que regrese al hogar dispuesto a discutir lo que considere injusto, que tampoco vamos a hacer un drama de cuatro partidos.

antiguoct01

Difunde el oviedismo en tu red social favorita

Be the first to comment on "EL DIAGNÓSTICO. Por Diego Campo"

Deja un comentario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies