DE PITOS, SELECCIONES Y, CÓMO NO, OVIEDISTAS

Naipe Óscar

DE PITOS, SELECCIONES Y, CÓMO NO, OVIEDISTAS

Por Miguel Sanz Ovies

Es tanta y tan rica la historia del Real Oviedo que muy a menudo sale a colación alguno de sus capítulos cuando se aborda algún récor, estadística o lance desacostumbrado en el fútbol español.

Recientemente, con motivo de los pitos a Piqué en el partido que la selección española disputó el pasado 5 de septiembre en el estadio Carlos Tartiere, mucho se ha hablado y escrito sobre el asunto. Algún medio nacional incluso ha rescatado otro incidente de música de viento que afectó, hace años 25 años, a otro jugador de la selección nacional, el oviedista Carlos Muñoz, cuando debutó con España frente a Brasil en El Molinón. Su pecado, ser jugador del Real Oviedo.

Y si nos vamos casi un siglo para atrás, encontramos otro desagradable incidente, con muchos silbidos, sufrido por otro jugador ovetense en un partido de la selección española. Fue el 13 de marzo de 1924. Se enfrentaban las selecciones de Cataluña y España en Barcelona, en el campo de Les Corts, y allí estaba Oscar Álvarez, el mítico portero del Real Stadium Club Ovetense. Pero curiosamente, no jugó con la selección española, sino con la catalana.

Aunque hoy en día nos resulte ciertamente sorprendente la alineación de Oscar con Cataluña, en aquella época no era tan chocante, pues cada selección regional se hallaba integrada por futbolistas que estaban jugando en clubes de la federación regional correspondiente, independientemente de su lugar de nacimiento o de su mayor o menor arraigo en uno u otro lugar. Así, por ejemplo, José Luis Zabala, vasco, y que había pertenecido al Real Unión de Irún y al Español de Barcelona, pudo jugar, cuando era futbolista del Deportivo de Oviedo, con la selección asturiana que (con Oscar de portero) se proclamó campeona de España en 1923. Y posteriormente, cuando regresó al Español de Barcelona, jugó con la selección catalana.

No era exactamente el caso de Oscar al jugar con Cataluña, pues el portero asturiano no pertenecía a ningún club catalán, pero el hecho es que la alineación en una selección regional de futbolistas de otras regiones era algo bastante habitual.

Oscar fue el eterno suplente de Zamora. Convocado en once ocasiones con la selección española (nueve siendo jugador del Real Stadium y dos siendo jugador del Real Oviedo), nunca llegó a debutar.

Puesto que en ese partido de 1924 entre las selecciones catalana y española Zamora, que era catalán, iba a jugar con el combinado español, como hacía habitualmente, se cedió a Oscar a Cataluña para disputar ese encuentro.

Oscar se encontraba aquellos días con unos problemas de salud, por lo que prefería no disputar el partido, pero la Federación Española (concretamente el Comité de Selección) le obligó a jugar.

Desde los instantes iniciales del encuentro, el guardameta del Real Stadium recibió numerosos silbidos y abucheos. Su pecado, no ser catalán.

Su estado de salud y la actitud del público parece que influyeron en la actuación de Oscar, ya que estuvo bastante desafortunado. El primer gol se lo marcó Zabala, quien había sido su gran rival cuando este era delantero del Deportivo de Oviedo (y con quien coincidió años después en el Real Oviedo). Después Oscar recibiría otros cuatro goles y en el descanso fue sustituido por Antoni Estruch, catalán de pura cepa, portero del Sabadell y, por todo ello, más del gusto del público de Les Corts.

Tras aquella infausta tarde, Oscar aún seguiría brillando. Continuó siendo convocado a la selección española y proporcionó numerosos momentos de gloria al Real Stadium. Después de la fusión de esta entidad con el Real Club Deportivo de Oviedo en 1926 para dar lugar al Real Oviedo, algo en lo que el guardameta participó muy activamente, se convertiría en uno de los ídolos del nuevo club ovetense.

Como se ve, nada nuevo bajo el sol; los pitos a futbolistas por motivos políticos no son privativos de los tiempos actuales, sino que ya se produjeron en la primera época del fútbol español, como pudo comprobar el guardameta Oscar en sus propias carnes.

Difunde el oviedismo en tu red social favorita

Be the first to comment on "DE PITOS, SELECCIONES Y, CÓMO NO, OVIEDISTAS"

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies