De las crisis y las oportunidades: la cantera. Por María Suárez

 MARÍA SUÁREZ

Que la plantilla va cargada de minutos es un hecho. Que Anquela confía en que sus jugadores puedan con ellos, también. Ha habido innumerables bajas, por lesiones a principio de temporada y por sanciones en esta segunda vuelta, que han obligado al jienense a tomar decisiones respecto al sistema y a optar por un perfil u otro de jugador. Así, el dibujo de cinco defensas -con el que el técnico reconoce haber jugado cinco años en el Jaén- no sólo no le resulta extraño sino que parece haber venido para quedarse en este Oviedo. En varias ocasiones han explicado los jugadores que mejor le conocen, véase Saul o Christian, que el de Linares tiene su mejor virtud en su habilidad para “sacar lo mejor” de la plantilla que le dan. Ni la vuelta de Fabbrini ha bastado para que el capitán del barco decidiera cambiar las características de su navío.

Y es que esos malabares parece que está haciendo el entrenador azul: sacar el máximo partido posible a una plantilla que le vino confeccionada y que, en palabras del propio Anquela, “da todo lo que tiene”.

Así se remontó la crisis de resultados de la primera vuelta, y así se firmó una racha de diez partidos consecutivos sin perder. Y es que si algo parece claro, con trece jugadores de campo entrando en juego a lo sumo y una Liga en la que se estudia hasta la pisada del rival, es que exprimir las cualidades y guardarse ases en la manga resulta fundamental. Lo primero está claro, lo segundo, finalmente, no estaba en el mercado invernal.

Las cualidades parecen obvias. Folch es la piedra angular de un bloque que adolece de solidaridad y coberturas sin su lectura de juego, casi como si su ausencia en Tenerife fuera suficiente para explicar el contagio en lo que a falta de ayudas y movimiento se refiere. Saúl es el máximo asistente de la categoría con 12 pases de gol, la inmensa mayoría a balón parado, y en eso, en el gol y en el balón parado tienen mucho que decir Forlín y Carlos Hernández. Los centrales se han convertido en mariscales del juego aéreo y de las segundas jugadas, lo que tiene al jienense como pichichi del equipo y al argentino protagonizando el acierto goleador ahora que más faltaba.

Pero entonces, en plena crisis de resultados -y esto es lo más romántico de todo para cualquier oviedista- irrumpen los de la casa, tumbando muros y paredes en cuanto hay un resquicio, y apretando fuerte entre sus manos los pocos y caros minutos que cualquier novel puede tener en un primer equipo. Viti, que tiene su propia batalla contra las lesiones musculares, se pone la capa de veterano y en dos acciones protagoniza la expulsión de un jugador rival y desespera al resto del Granada forzando el final del partido en una esquina de su propio campo. Steven, cuyo trabajo brilla aún más en Segunda que en Tercera, se sacude la presión de cubrir la ausencia de otros dos veteranos, y no sólo anota -que cualquiera podría decir que es cuestión de suerte- sino que se mueve, ofrece y presiona como un verdadero nueve. Como uno de esos por los que no se pagó en verano, ni se logró el imposible en invierno. Sin hacer aún, pero con maneras y olfato. Y qué hay mejor y más poético, que sorprender con lo de casa.

Al Oviedo le falta reforzar su esencia, que no es otra que ponerse el mono de trabajo y hacer un fútbol tan bueno y sencillo como intenso. Del de siempre, pero que no cese. Sin parafernalias ni grandes nombres. Pero tendrá que afianzar maneras con las que sorprender. Cuajar a Fabbrini, recuperar la amplitud de su dibujo y cuidar mucho el doble pivote -gracias Mariga por hacernos ver que hay vida más allá-. Que la victoria dé alas a los carrileros y que se creen ocasiones de sobra para no notar los años en las piernas de los delanteros. Pero sobre todo, como en la vida, que nunca sobren las sorpresas si son tan buenas como la de la cantera. Que las crisis, dicen, son un vivero de nuevas oportunidades… ¡qué le pregunten al de la ‘haka’!

Difunde el oviedismo en tu red social favorita

Be the first to comment on "De las crisis y las oportunidades: la cantera. Por María Suárez"

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies